Transcurría el año 2010 cuando un grupo de profesionales de la salud: médicos, nutriólogos, psicólogos y licenciados en actividad física, unieron esfuerzos para diseñar lo que, desde sus enfoques particulares, deberían de ser alimentos que ayudaran de manera fácil, deliciosa, rápida y científicamente comprobada, a elevar los aportes nutricionales de las personas, sin aumentar sus niveles de glucosa en sangre; lo cual, debería de estudiarse si además proporcionaba beneficios en su salud.

Todos ellos, conscientes de que la alimentación actual no cumple con los requisitos mínimos para mantener un “estado de bienestar”, sino que, es la principal causa de una gran cantidad de enfermedades; se dieron a la nada fácil tarea de buscar los medios económicos, académicos y de investigación científica que en conjunto les llevaran a hacer realidad este nuevo tipo de Alimentos Funcionales.

Es así como finalmente y gracias al apoyo del CONACYT, de cuatro universidades (públicas y privadas), de diversos institutos y de varias empresas, que desde el año 2012 se inicia la comercialización de la primera línea de Alimentos Funcionales de la compañía (VD Tecnología Nutricional) para uso exclusivo del sector médico; y cinco años y medio después, en Julio de 2017 ve la luz esta misma línea, en un formato dirigido al público en general, llamada FULL NUTRITION®